Facilitar el acceso a mejor educación, salud, agua potable e impulsar el comercio local con  programas de formación, son algunas posibilidades que realiza una organización creada por una migrante guatemalteca. 

Foto: Susana Morales izquierda y Rolando Barrios derecha

La historia de Susana Morales es similar a la de miles de guatemaltecos que en algún momento han decidido salir del país en busca de mejores condiciones de vida, sin embargo la diferencia ha sido que después de 9 años como inmigrante irregular en Estados Unidos, retorna a su tierra y decide emprender un largo camino a través de la creación de una fundación “PROEDUSA” (Programa de Educación, Salud y Agricultura) con el objetivo de proporcionarle oportunidades de estudio y crecimiento a la niñez y juventud en Guatemala, con el fin de evitar la emigración irregular.

Niña migrante

En 1981, Susana tenía 2 años cuando pierde a su padre, quién fue asesinado en Guatemala, su madre de 25 años se dedicaba al corte de café en la aldea Jocotillo de Villacanales, las expectativas de una mejor calidad de vida eran nulas, por lo que dos años después, deciden emprender el viaje de forma irregular hacia Estados Unidos, sin saber que esa experiencia la marcaría para toda su vida.

“mi madre tenía sueños y quería mejores oportunidades para mí, se le presentó la oportunidad de migrar a Boston, prestó el dinero para irnos de mojadas” recuerda Susana durante una entrevista otorgada a elpais502.

La travesía inició en Tijuana cuando hicieron el primer contacto con el “coyote” que les ayudaría a cruz México hasta llegar a Estados Unidos. Recuerda que durante el camino, les obligaban a cambiarse de vehículos y al llegar a Tijuana permanecieron encerradas un mes, hasta que fuera la fecha de cruzar la frontera.

El día llegó y Susana fue separada de su madre para hacerla pasar como hija de una familia mexicana. Finalmente el 23 de diciembre de 1984 se instalan en la ciudad de Boston.

“yo fuí migrante, yo viví en carne propia qué es ser migrante” 

“Educar para no migrar”

En 1995, Susana retorna a Guatemala y diez años después, en el 2015, crea la ONG Programa de Educación, Salud y Agricultura (Proedusa), una organización sin fines de lucro que promueve el desarrollo de las personas y comunidades de la aldea El Jocotillo Villa Canales.

Actualmente 755 niños y niñas se han beneficiado con programas de estudio en computación, reciben sus jornadas de salud y los padres pueden capacitarse en la agricultura con proyectos auto sostenibles.

“Son niños que ahora saben un poco mas de la tecnología, saben limpiar una computadora, que tienen más opciones, yo les digo que por favor no migren, que no se vayan, ya que no saben a que se van a enfrentar” afirma Susana. 

Menores no acompañados 

Estadísticas del Instituto de Política Migratoria (MPI, en inglés), al 2016, detalló que de enero a abril de ese año, fueron detenidos unos 81 menores por día. El MPI establece que en los últimos tres años se han multiplicado las cifras de niños guatemaltecos encontrados de manera irregular en territorio estadounidense, de los cuales la mayoría viaja sin compañía de un familiar y emprenden la travesía en busca de reencontrarse con sus padres.

PRODEUSA espera que a través de donaciones privadas puedan ampliar el centro de estudios, con 4 aulas adicionales y así brindarle educación a 250 niños más.

“Nuestra meta es expandirnos hacia el interior del país, a más departamentos y comunidades. Para ello necesitamos el apoyo de empresarios y personas que se sumen para poder lograrlo” concluye Susana Morales, fundadora.

Si desea colaborar puede comunicarse al correo electrónico: szamora@educarparanomigrar.org.gt