El presidente estadunidense Donald Trum prometió en un mensaje en su cuenta de Twitter que llevará ante la justicia a los responsables de la muerte de un agente de la Patrulla Fronteriza. 

Un agente de la Patrulla Fronteriza (CBP) fue asesinado este fin de semana en Van Horn (Texas) mientras patrullaba el sector de Big Bend, una zona limítrofe con México, informó el cuerpo de seguridad.

El agente Rogelio Martínez y su compañero de patrulla respondieron a una actividad sospechosa cerca de la estación de Van Horn, a menos de 40 kilómetros del estado de Chihuahua (México), cuando fueron heridos gravemente.

Ambos agentes fueron trasladados a un hospital local, donde Martínez falleció a causa de las heridas sufridas y su compañero permaneció ingresado en estado grave, según indicó la CBP en un comunicado.

El cuerpo policial no especificó qué arma causó las lesiones de los dos agentes o a qué hora exacta ocurrió el ataque.

Efectivos del Grupo de Operaciones Especiales de la Patrulla Fronteriza y agentes de las Operaciones Aérea y Marítima de la CBP están buscando en el área del incidente a sospechosos o testigos.

Además, el Buró Federal de Investigación (FBI) está investigando el lugar del crimen con la ayuda de diferentes autoridades locales, como el Departamento del Sheriff del condado de Culberson.

En un comunicado, la secretaria interina del DHS, Elaine Duke, señaló que Martínez y su compañero respondieron “a una actividad” mientras se encontraban en labores de patrullaje, aunque no abundó detalles sobre el tipo de heridas que ambos sufrieron.

“Estamos apoyando totalmente la investigación en curso para determinar las causas de este trágico evento. A nombre de un millón de oficiales y agentes del DHS, mis pensamientos y oraciones van a la familia y amigos del agente Martínez y el agente en condición seria”, dijo.