En una conferencia telefónica, la Casa Blanca adelantó detalles del plan de inmigración que el presidente presentará al Congreso este lunes y en el que insiste a cambio en 25,000 millones de dólares para levantar la pared fronteriza y restringe las peticiones de residencia a esposos e hijos.

La propuesta de inmigración que el presidente Donald Trump presentará el lunes al Congreso incluirá una vía para que un estimado de 1.8 millones de jóvenes inmigrantes indocumentados puedan acceder a la ciudadanía, según dijo la Casa Blanca este jueves en una conferencia de prensa telefónica.

Entre sus condiciones, el mandatario exige que se le otorguen 25,000 millones de dólares en un fondo fiducidiario para la seguridad fronteriza y la construcción del muro, aunque un alto funcionario insistió en que eventualmente encontrarán la manera en que sea México quien lo pague. También pedirá fondos adicionales para la contratación de personal para el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por su sigla en inglés) –que incluye abogados y funcionarios en la frontera.

Además, pide la eliminación de la lotería de visas, que cada año entrega 50,000 tarjetas verdes. Propone que las que estén pendientes sean distribuidas hasta que se otorgue la última residencia a quienes estén en la lista de espera. Una vez que ya no exista cola, las 50,000 residencias que eran asignadas al sorteo serán distribuidas por méritos.

Sobre las solicitudes de residencia para familiares, plantea que se restrinjan a esposos e hijos solteros menores de 21 años, y excluye a los padres. Sin embargo, un alto funcionario de la Casa Blanca aseguró que esta medida no sería retroactiva y que cualquier solicitud que esté en curso en este momento seguirá vigente.

Ya este miércoles, el presidente había dicho a reporteros que contemplaba la posibilidad de que los casi 800,000 dreamers pudieran optar a la ciudadanía en 10 o 12 años. La cifra que presenta este jueves la Casa Blanca aumenta a más del doble el número de beneficiarios de DACA, debido a que liberará el requisito de edad mínima fijado por Barack Obama en 2012 cuando activó el programa. Para entonces, los dreamers que calificaban al amparo de la deportación eran aquellos que demostraron haber tenido menos de 30 años al 15 de junio de 2012.

Información de Univision.com