Como algo inusual, el presidente Trump dijo que el proyecto de ley, aprobado ayer por el congreso, no incluyó a los más de 800,000 dreamers amparados temporalmente por DACA: “Han sido totalmente abandonados por los demócratas”, aseguró. 

También criticó que el proyecto de ley que le envió el Congreso la noche del jueves no incluye suficiente dinero para la construcción del muro en la frontera con México, uno de sus principales compromisos de campaña, que “se necesita desesperadamente para nuestra Defensa Nacional”, indicó.

“Estoy considerando un VETO la ley presupuestaria debido al hecho de que los 800.000 beneficiarios del programa DACA han sido totalmente abandonados por los Demócratas (ni siquiera se les menciona) y a que el MURO FRONTERIZO, que nuestra seguridad nacional necesita desesperadamente, no ha sido financiado en su totalidad”, escribió.

Según reporta el sitio digital Univision.com si el mandatario veta la iniciativa de ley antes de la medianoche de este viernes, el gobierno podría nuevamente quedarse sin dinero y miles de empleados federales no recibirán sus salarios debido al obligatorio cierre administrativo.

Tanto la Cámara de Representantes como el Senado, aprobaron entre el miércoles y el jueves un presuesto final de $1.3 billones de dólares en las llamadas “pláticas del ómnibus”, pactadas por el Congreso en febrero cuando aprobó una extensión temporal del presupuesto hasta el 23 de marzo.

Los fondos garantizan el funcionamiento del gobierno hasta el término del año fiscal 2018, el próximo 30 de septiembre.

Qué aprobaron

El presupuesto aprobado finalmente el jueves tiene el respaldo de los líderes demócratas e incluye $1,600 millones de para iniciar la construcción del muro en la frontera sur con México, una de las principales promesas de campaña de Trump a sus seguidores.

Antes de las votaciones de esta semana, el mandatario volvió a ofrecer al Congreso que extendería DACA por tres años si el presupuesto incluía $25,000 millones para la seguridad fronteriza, una oferta que los demócratas y varios republicanos rechazaron en ambas cámaras.

Trump quiere usar esa cantidad de dinero no solo para construir el muro, sino también para impulsar una dura reforma migratoria que, además, incluye eliminar la lotería de visas, reducir la inmigración legal, limitar la reunificación familiar -a la que denomina inmigración en cadena-, cambiar y reducir la inmigración en cadena, construir nuevas cárceles para indocumentados, contratar miles de agentes fronterizos, aumentar las redadas y acelerar las deportaciones.

El propyecto de presupuesto, de más de 2,200 páginas, también incluye llevar el gasto militar a $700,000 millones y el resto de gastos corrientes a cerca de $700,000 millones para el año fiscal 2018.