El Presidente les reclamó por su pasividad que permite que regresen a Estados Unidos miembros de la Mara Salvatrucha que habían sido expulsados. “¡Necesitamos el muro!”, dijo

Miembros de la pandilla MS-13 están siendo removidos de a miles por nuestro gran ICE (Servicio de Inmigración y Control de Aduanas) y nuestros agentes de control fronterizo, pero esos asesinos vuelven a entrar como agua desde El Salvador y a través de México“, escribió Donald Trump en su cuenta de Twitter.

“El Salvador sólo toma nuestro dinero y México tiene que hacer MÁS para resolver ese problema. ¡Necesitamos EL MURO!”, agregó el republicano.

El Senado de Estados Unidos rechazó la semana pasada un plan de reforma migratoria impulsado por el mandatario y presentado por Chuck Grassley. Con esa propuesta, Trump pretendía abrir un camino a la ciudadanía para 1,8 millones de migrantes ilegales, a cambio de que su gobierno reciba 25.000 millones de dólares para un muro fronterizo con México y otras medidas de seguridad.

También fueron rechazados un proyecto de ley elaborado por legisladores demócratas y republicanos, y otras dos iniciativas que habían llegado al recinto. Como resultado, parece que el Presidente seguirá sin poder avanzar en la construcción del muro, ya que necesita del Congreso para obtener financiamiento, y los legisladores se mantienen firmes, a pesar de su insistencia.

Las Maras y el Muro

La MS-13 comenzó en Los Ángeles en 1980 entre inmigrantes salvadoreños, de acuerdo con una investigación que publicó The Atlantic en junio del año pasado. El grupo ha crecido en los últimos años y ha desarrollada una reputación violenta. Sus miembros generalmente son hombres y mujeres jóvenes que son reclutados en escuelas con poblaciones altas de inmigrantes en Estados Unidos.

La pandilla ha podido reclutar a menores no acompañados que cruzan la frontera entre Estados Unidos y México y que son detenidos y luego colocados en comunidades alrededor del país, según descubrió The Washington Post. Algunos de estos adolescentes pertenecían a la pandilla en sus países de origen y llegaron a Estados Unidos buscando escapar de la violencia, pero terminaron atados nuevamente.

Sin embargo, aquellos que llegan a Estados Unidos y se unen a la MS-13 representan una pequeña fracción de la población total de inmigrantes, de acuerdo con estos reportajes.

Ahora Donald Trump esta reforzando su teoría de las Maras para poder construir “el muro”  en la frontera sur con México.