Las conferencias mayas anuales, reunen a líderes católicos mayas de todo el país para compartir ideas y estrategias para llevar a casa a sus comunidades en Estados Unidos.

Miembros de la comunidad católica maya que viven en todo Estados Unidos se reunieron en Cookeville, Tennessee, el pasado  7 al 8 de julio para celebrar su cultura nativa y su espiritualidad católica.

“Fue maravilloso, espiritualmente edificante”, dijo el guatemalteco Juanatano Cano, Consultor Nacional para el Ministerio Católico Maya a la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos.

“La comunidad maya rara vez se reúne y se reúne y celebra nuestra singularidad”, Juanatano Cano. 

Las conferencias mayas anuales, reunen a líderes católicos mayas de todo el país para compartir ideas y estrategias para llevar a casa a sus comunidades.

Este año cientos de participantes de la Conferencia Maya se congregaron en la iglesia St. Thomas Aquinas en Cookeville, una ciudad a unos 80 kilómetros al este de Nashville, y el hogar de una importante población católica maya, así como una gran población hispana.

La Pastoral Maya

El Ministerio Pastoral Maya, parte del Subcomité de Asuntos nativos americanos de la USCCB, ha sido sede de las conferencias anuales desde 1999 para ayudar a energizar mayas católicos y animarles a servir como puentes entre las comunidades mayas y sus iglesias locales.

Un punto culminante para muchos participantes de la conferencia de 2017 fue asistir a la Misa celebrada en lenguas mayas, incluyendo Q’anjobal, Akateco y Chuj.

“Es muy importante porque es una manera directa de conectar con Dios”, dijo Cano, un orador nativo de Q’anjobal. “Puede tener un impacto muy profundo”, agregó. “Algunas palabras no se pueden traducir en absoluto, y las cosas se pierden”.

En la actualidad no hay sacerdotes en los Estados Unidos que hablan idiomas mayas nativos; Un sacerdote y un diácono de Guatemala viajaron a Tennessee para la conferencia para celebrar la misa y dirigir las sesiones de desglose.

Enfoque en la juventud 

La conferencia maya se centró en el fortalecimiento de las familias mayas y la preservación de su cultura única, con un enfoque particular en la juventud maya. Gaspar Andrés, un recién graduado de la escuela secundaria, viajó a la conferencia de Carolina del Sur con sus padres. “Quiero aprender más sobre la cultura y de donde vinieron mis padres”, dijo.

Andrés, cuyo primer idioma es Akateco, aprendió inglés en la escuela y ahora está aprendiendo español. “La forma en que los niños crecen no quieren aprender la lengua y la cultura ya veces los padres no la explican muy bien”, dijo. Para los adultos jóvenes como él, asistir a la conferencia anual Maya puede ser un poderoso refuerzo.

“La necesidad más relevante de los mayas es transmitir la fé hacia nuestros hijos”, dijo Francisco Hernández, un parroquiano de Santo Tomás de Aquino y el presidente de la conferencia local. “Nuestros hijos nunca deben olvidar sus raíces, nuestro origen y valores. Nosotros, y nuestros hijos, debemos sentirnos orgullosos de ser mayas.
 
“Como Mayas, siempre estamos en un esfuerzo continuo por una vida mejor junto con nuestros hijos para vivir dignamente y por un futuro mejor”, dijo Hernández.

Conferencia Maya Anual 2017.

Las nuevas generaciones en Estados Unidos y la cultura Maya

A medida que las próximas generaciones de familias mayas se asimilan aún más a la cultura estadounidense, pueden “perder su sentido de identidad como católicos y mayas”, dijo Cano.

Un día completo de la conferencia estuvo dedicado a los jóvenes y titulado “Nueva Generación de Mayas Soñando para un Futuro más Brillante”. El día abrió con una charla del sacerdote guatemalteco Padre Mat Xun Bernabé e incluyó sesiones sobre identidad maya , la música y la cultura, seguidas de actuaciones de teatro y danza. Otras sesiones orientaron a los jóvenes a través de oportunidades de servicio y contestaron preguntas sobre la educación superior.

Historia, la llegada de la cultura maya a Estados Unidos 

En la década de los años 80 hubo una gran migración de mayas a los EE.UU. debido a la Guerra Civil que se vivía en Guatemala, y muchos comenzaron a establecerse en Los Ángeles y luego se extendió por todo el país, con las mayores poblaciones que ahora residen en California, Florida, Georgia, Arizona, Illinois Y Ohio.

Si bien muchos Mayas hoy se enorgullecen de su patrimonio tanto nativo como católico, no se puede ignorar la cargada historia de la Iglesia Católica con los indígenas mayas. Los primeros conquistadores españoles y misioneros cristianos que entraron en contacto con los mayas hace cientos de años casi destruyeron su cultura.

Sin embargo, desde el Concilio Vaticano II, dijo Cano, “la Iglesia ha estado cambiando la forma en que ve a los pueblos indígenas. Hay más apreciación de nuestra cultura “. Señaló que San Juan Pablo II animó a los nativos a celebrar la misa en su propio idioma, y ​​el Papa Francisco se disculpó por los daños causados ​​por la Iglesia a los nativos.

Para Juanatano Cano, originario de Huehuetenango, su espiritualidad maya nativa no puede separarse de su catolicismo. “La espiritualidad nativa para nosotros, es como respiramos”. Eso incluye un profundo respeto por la creación, “viviendo en armonía con nuestros hermanos y hermanas, los animales y la naturaleza”, dijo. “Somos católicos porque estamos unidos con gente que no es nuestra: negra, blanca, asiática, no podemos aislarnos del resto de la sociedad”.

Vía: dioceseofnashville.com