El presidente Donald Trump es acusado en un juicio político por segunda vez en su mandato.

La resolución de cuatro páginas, se basa en la propia retórica incendiaria del mandatario y en las falsedades que difundió sobre la victoria de Biden en las elecciones.

El pasado 6 de enero, Trump alentó a una turba de seguidores a “luchar” contra los resultados de las elecciones de noviembre y asaltaran el Capitolio, un violento incidente que dejó muertos, destrozos y decenas de arrestos.

Es la primera vez en la historia de Estados Unidos en que un presidente enfrenta dos procesos de destitución durante su gobierno.

La Cámara de Representantes aprobó por 232 a 197 la resolución para un nuevo impeachment. Trump enfrenta el cargo de “incitación a la insurrección”.

Una verdadera destitución sería muy improbable antes de la toma de posesión el 20 de enero del presidente electo Joe Biden, pero lo que se pretende es que Trump no pueda participar en las próximas elecciones presidenciales en el 2024.

La votación sin precedentes se llevó a cabo apenas una semana después de que el mandatario alentó a una turba de seguidores a “luchar” contra los resultados de las elecciones de noviembre y asaltaran el Capitolio, un violento incidente que dejó muertos, destrozos y decenas de arrestos.