El feroz incendio forestal avivado por los vientos cálidos y secos de Santa Ana destruyó el martes cientos de casas y edificios en Ventura, California, por lo que miles de residentes tuvieron que huir de las llamas.

El espectrorradiómetro de imágenes de media resolución de la NASA capturó una serie de imagenes donde el incendio puede percibirse desde el espacio exterior.

Foto:Nasa

El incendio, conocido como Thomas, se desató el lunes por la noche en las cercanías de Ventura. Los vientos lo impulsaron rápidamente al oeste, hacia la ciudad ubicada a unos 80 kilómetros de Los Ángeles.

El martes por la tarde el fuego seguía fuera de control y había obligado a miles de personas a huir de sus hogares.

Los equipos de emergencia del condado de Los Ángeles han confirmado que el gigantesco incendio ha dejado a su paso más de 182 kilómetros cuadrados arrasados por las llamas, 150 edificios destruidos y la evacuación obligatoria de 27.000 personas.

Uno de los más de 1.100 bomberos que combaten las llamas resultó herido, las autoridades se han visto obligados a los cierres de escuelas, una universidad y varias carreteras y autopistas.

Foto: CNN

El incendio se desplaza imparable avivado por los fuertes y secos vientos, que se prevé se mantengan en los próximos tres días, y ya ha arrasado con un edificio de apartamentos y un hospital psiquiátrico.

De los más de 260.000 hogares que quedaron sin electricidad anoche todavía cerca de 20.000 no habían recuperado el servicio a consecuencia de la conflagración. “El crecimiento del incendio ha sido absolutamente exponencial”, declaró en la conferencia de prensa el jefe de Bomberos del condado de Ventura, Mark Lorenzen.