Según reporta en New York Times, durante la visita de Kevin McAleenan a Guatemala, mencionó que los traficantes de personas se aprovechan de los vulnerables centroamericanos que buscan mejorar sus condiciones de vida. Con los nuevos despliegues de los agentes estadounidenses, “Creo que vamos a ver una respuesta en Guatemala que se centre en la seguridad de los niños”. afirmó McAleenan.

El plan incluye que EEUU enviará 80 agentes de la Agencia de Seguridad Nacional a Guatemala, a lo que el gobierno de Jimmy Morales ha aceptado, ya que eso compensaría los recortes económicos de la administración de Trump a los programas de asistencia de Centroamérica.

Los agentes se instalarán en el país para ayudar a las autoridades locales a construir puntos de control y asegurarse de que los migrantes entrantes de Honduras o El Salvador lleven documentos legales de inmigración, indica el diario estadounidense.

Los agentes se desplegarán desde sus estaciones actuales a lo largo de las fronteras norte y suroeste de los Estados Unidos.

“Vamos a tratar de interceptar este flujo donde comienza”, dijo McAleenan; “Vamos a tratar de impactar e interrumpir el ciclo de contrabando en los números que se dirigen hacia nuestra frontera”.

La actitud de Estados Unido demuestra la ineficiencia de la gestión del gobierno guatemalteco que únicamente ha agudizado los problemas estructurales del país, como la violencia y el deterioro de la economía generando que miles de personas se vean en la necesidad de migrar.

Más de cien mil guatemaltecos han sido detenidos en la frontera de EEUU y México en los últimos meses

Cifras de la patrulla fronteriza indican que durante los últimos meses se han reportado más guatemaltecos que migrantes de cualquier otro país, y muchos de ellos viajan en familias, buscando ingresar a los Estados Unidos a lo largo de su frontera suroeste.

En abril, una mayoría de 109,144 migrantes fueron detenidos en la frontera, el total mensual más alto desde 2007 y eran de Guatemala. El creciente flujo de migrantes ha abrumado las instalaciones de inmigración de Estados Unidos, donde se encuentran detenidas más de 80,000 personas.

El sacerdote Juan Luis Carbajal, secretario ejecutivo de la Pastoral de Movilidad Humana de la Iglesia Católica, comentó a prensa libre, que los migrantes no han sido parte de la agenda del gobierno y “no hay una política migratoria”, sino un discurso muy ambiguo de parte del Estado.

“Tenemos una comisión del Migrante en el Congreso, y una Conamigua ¿Qué han hecho?, si solo se dedican a hacer visitas —al extranjero—”, cuestionó Carbajal, quien también duda de que las migraciones estén dentro de los planes de los candidatos a la presidencia.

Un grupo de guatemaltecos detenidos en la frontera entre Estados Unidos y México.