En la madrugada las autoridades de Texas confirmaron que se elevó la cifra de fallecidos, la tragedia a causado un gran impacto en la comunidad inmigrantes. El fin de semana fueron encontrados 38 indocumentados, entre ellos 2 menores, escondidos dentro de un trailer de carga a más de 40 grados centígrados.

El secretario de Seguridad Nacional de EE.UU., John Kelly, prometió que su Gobierno seguirá trabajando con los de México y los países de Centroamérica para erradicar a los traficantes de personas y llevarlos a la Justicia, tras la muerte de nueve inmigrantes que estaban encerrados en un camión en Texas.

“Esta tragedia demuestra la brutalidad de la red (de tráfico de personas) de la que hablo a menudo. Estos traficantes no tienen consideración por la vida humana y solamente buscan beneficios económicos”, dijo Kelly en un comunicado.

“El Departamento de Seguridad Nacional y sus socios en Estados Unidos, México y Centroamérica seguirán erradicando a estos traficantes, llevándolos ante la Justicia y desmantelando sus redes”, añadió el funcionario.

Nueve de esos inmigrantes, dos de ellos menores, han fallecido aparentemente por asfixia o por un golpe de calor, pues no funcionaba el aire acondicionado en el camión y los termómetros habían llegado ese día a una máxima de 37,7 grados centígrados en la ciudad. Lo que hace concluir que en el interior del vehículo la temperatura era mayor.

Foto AP
Foto: AP