El Departamento de Seguridad Nacional difundió este jueves el acuerdo suscrito el pasado septiembre por ambos países por el cual Honduras acepta recibir migrantes que sean referidos por Estados Unidos hasta que sus casos de asilo sean resueltos por las autoridades federales estadounidenses.

El convenio, rubricado el pasado 25 de septiembre en Nueva York y que entra en vigor este viernes, forma parte de las acciones del gobierno para reducir el flujo de migrantes en la frontera sur, dificultándoles ingresar a Estados Unidos con una solicitud de asilo.

El texto del acuerdo fue dado a conocer el jueves, un día antes de ser publicado en el diario oficial del gobierno de Estados Unidos ( Federal Register).

El documento se suma a dos tratados similares de cooperación en materia de asilo alcanzados con Guatemala, el 26 de julio de 2019, y El Salvador, el 20 de septiembre del año pasado, respectivamente.

Por el momento, el nuevo acuerdo parecería innecesario debido a que Estados Unidos está expulsando con celeridad a la mayoría de las personas que encuentra en su frontera con México, de conformidad con el decreto de emergencia de salud pública promulgado el mes pasado por Trump en respuesta a la pandemia de coronavirus. Ese decreto fue renovado por 30 días y expira el próximo mes.

El pacto obliga a Honduras a recibir migrantes que sean referidos por Estados Unidos y no podrá devolverlos ni removerlos hasta que sus casos de asilo sean resueltos por las autoridades federales estadounidenses.

El acuerdo no ha sido bienvenido por organizaciones defensoras de los inmigrantes. Los detractores aseguran que el nuevo convenio y el anterior con Guatemala, impugnado en los tribunales, representan un retroceso de Estados Unidos respecto a sus obligaciones conforme al derecho internacional de brindar protección a las personas que desean refugiarse de persecuciones.