El decreto, que entró en vigencia inmediatamente, impide que el gobierno siga quitándole sus hijos a los padres indocumentados, pero no resuelve la situación de los 2,300 que han sido separados en las últimas semanas.

¿Qué cambia la orden ejecutiva firmada por Trump?

Este decreto firmado despeja el camino para que DHS mantenga bajo custodia a las familias juntas.

– Ordena que las personas que ingresaron al país por sitios no autorizados puedan ser procesadas por entrada ilegal sin ser enviadas al Departamento de Justicia (DOJ) y así mantiene a padres e hijos juntos.

– Las familias mantienen su unidad bajo custodia del DHS hasta que se complete el caso criminal que haya contra los adultos y el caso inmigratorio de la familia.

– Ordena al DOJ que priorice los casos migratorios de familias detenidas, por sobre los casos individuales, lo que puede forzar a las cortes migratorias a tomar los casos familiares primero que los individuales.

– Habilita, en caso de ser necesario, a otras dependencias del gobierno -incluidos militares- a asistir en el otorgamiento de albergue a las familias de inmigrantes.

– También ordena que, de ser necesario, se construyan instalaciones o se adapten existentes para albergar familias.

¿A partir de cuándo comienza a regir la orden ejecutiva?

En una conferencia de prensa telefónica dada por la Casa Blanca, Gene Hamilton, indicó este miércoles que “la orden ejecutiva entra en vigor de inmediato”.

¿Qué pasa con las familias que ya han sido separadas?

La orden ejecutiva no hace referencia alguna a los términos con los que se hará la reunificación de familias ya separadas.

Kenneth Wolfe, vocero de la Administración para Niños y Familias del Departamento de Salud y Servicios Humanos indicó a The New York Times que los más de 2,300 niños que ya han sido separados de sus padres no serán reunidos de inmediato con sus familias mientras los adultos permanecen bajo custodia federal durante sus procedimientos de inmigración.