Aumenta a 30 millones de personas que han solicitado el subsidio de desempleo en seis semanas, una cifra histórica que abre las puertas a una recesión en el país. En estas cifras proporcionadas por el Departamento de Trabajo, no están incluidos los inmigrantes que no tienen documentos legales para poder aplicar a esta ayuda del gobierno.

Es una de las cifras que evidencia de forma más clara el duro golpe que ha dado la propagación del virus por todo el país, al obligar el cierre de comercios, tiendas minoristas y restaurantes que mueven buena parte del sector de los servicios, uno de lo pilares de la mayor economía del mundo.

Asimismo, un informe de McKinsey & Co. citado por la agencia Bloomberg precisó que los cierres por la pandemia afectarán a unos 57 millones de trabajadores en Estados Unidos, una vez se tome en consideración la reducción de horas de labores y las suspensiones temporales sin goce de salario.

La Reserva Federal vaticina que la situación empeorará en los próximos dos meses, por lo que congresistas demócratas buscan que se entregue a los contribuyentes un cheque de 2,000 dólares cada 30 días, durante los próximos seis meses, para que tengan un alivio en medio de la crisis actual por el covid-19, sin embargo esa posibilidad excluiría a las personas que no tienen un seguro social aunque hayan pagado impuestos. El plan aún esta en discusión.